Drenaje linfático

El drenaje linfático es una especialidad de masaje que actúa directamente sobre el sistema linfático, responsable de eliminar toxinas y mantener en forma el sistema inmunitario. Su efecto se deja notar sobre la piel porque activa la circulación y mejora la microcirculación. Además, hace frente a la celulitis evitando la retención de liquidos.

El sistema linfático tiene la función de reabsorber, evacuar y devolver a la circulación sanguínea aquellos cuerpos proteícos y proteínas plasmáticas que continuamente están abandonando los capilares sanguíneos.

El linfodrenaje manual es un importante tratamiento pro-salud y una terapia muy eficaz, recomendada para prevenir la enfermedad, mantener y estimular la regeneración, la desintoxicación, el rejuvenecimiento y el equilibrio del sistema nervioso.

El Drenaje Linfático Manual consiste en una serie de manipulaciones sutiles, de presión y dirección determinadas de forma secuencial enfocadas al vaciado y estimulación de los ganglios linfáticos. Además ejerce un efecto drenante sobre nuestro organismo y actúa sobre el sistema nervioso consiguiendo una total relajación. Este tratamiento ejerce una acción reguladora sobre el tono muscular, eliminación de toxinas y potencia nuestro sistema inmunológico.

Es fundamental no aplicar ningún tipo de lubricante y seguir el recorrido de las cadenas linfáticas. Se puede combinar con otras terapias acortando tiempos de rehabilitación. Sirve como coadyuvante en las dietas de adelgazamiento; combate la mala circulación como las varices (según grado); trastornos dermatológicos (acné, etc.) y del aparato
digestivo.