Terapia cráneo-sacral

El sistema Craneo-Sacral es un sistema fisiológico descubierto en la segunda década del siglo XX por W.C. Sutherland. La Terapia Craneo-sacral se basa en el principio de la existencia de una pulsación rítmica sutil que emerge en los tejidos y fluidos del núcleo del cuerpo, que se denomina Impulso Rítmico Craneal. Es un sistema hidráulico semicerrado contenido dentro de la duramadre, la cual envuelve el encéfalo y la médula espinal.

Una función importante de este sistema es la producción y circulación de líquido cefalorraquídeo (LCR). Éste se produce dentro del sistema craneo-sacro y sirve para mantener el ambiente fisiológico adecuado para la salud y el equilibrio del Sistema Nervioso Central. (SNC)

La terapia craneo-sacral desarrolla un conjunto de técnicas manuales suaves dirigidas a estimular las zonas de unión (suturas) entre los huesos que forman el cráneo para así favorecer la movilidad de los tejidos intracraneales. Al tratarse de una terapia global de todo el cuerpo, puede ayudar a las personas con casi cualquier condición, incrementando su vitalidad y permitiendo utilizar sus propios recursos de autocuración.

Es una terapia de efectos asombrosos a nivel global. Se provoca inmediatamente una bajada del sistema nervioso central con la cual experimentas una bajada de la ansiedad y del tono muscular general. Importante también la función que realiza sobre el diafragma, el cual libera directamente tensiones en zona dorsal y cervical.

Entre el largo listado de las aplicaciones clínicas, destacan por su efectividad los tratamientos en:

  • Patología de nervios periféricos
  • Ansiedad ocasional, Estrés
  • Bloqueos tensionales localizados
  • Bloqueos emocionales
  • Cefaleas, migrañas, vértigos…
  • Bruxismo