PILATES

  • Pilates Ygea

    Grupos reducidos
  • Pilates Ygea 2

    Instructor de fisioterapia
  • Pilates Ygea 3

El método Pilates es un sistema de acondicionamiento físico donde se trabaja el cuerpo de una forma holística, desde la musculatura más profunda hasta la mas periférica, y en la que intervienen tanto la mente como el cuerpo. Esta técnica debe su nombre a su creador, Joseph Hubertus Pilates, quien defendía la idea de que fortaleciendo el centro de energía de cada individuo se podía conseguir el movimiento libre del resto del cuerpo.

El método trabaja especialmente lo que se denomina “centro de fuerza ” o “powerhouse, constituido por los abdominales, la base de la espalda y la pelvis. Fortaleciendo estas partes del cuerpo se trabaja la energía “desde dentro hacia fuera”, permitiendo realizar libremente los movimientos del resto de la anatomía. La precisión, la respiración, la concentración, el control, la alineación, la centralización y la fluidez son también conceptos claves del método. Su objetivo es lograr un control preciso del cuerpo de la forma más saludable y eficiente posible. En definitiva, conseguir un equilibrio muscular, reforzando los músculos débiles y alargando los músculos acortados. Esto lleva a aumentar el control, la fuerza y la flexibilidad del cuerpo, respetando las articulaciones y la espalda. De este modo, los movimientos se realizan con la coordinación y equilibrio necesarios para conseguir la óptima funcionalidad del aparato locomotor. Asimismo, con Pilates se consigue una notable tonificación muscular, se mejora el sistema sanguíneo y el linfático, se corrige la postura corporal y se estiliza la figura.

El método Pilates también desarrolla aptitudes como la atención y la disciplina en quienes lo practican. Además, se logra un dominio total de la motricidad y un mayor conocimiento del propio cuerpo, lo que aumenta la autoestima y refuerza nuestra capacidad de concentración y control. En definitiva, con Pilates conseguimos hacernos más fuertes de cuerpo y de mente.

Practicado fielmente, Pilates proporciona numerosos beneficios:

  •  Aumenta la densidad ósea y mejora de la salud de las articulaciones
  • Aumenta la capacidad pulmonar y mejora de la circulación sanguínea y linfática a través de la respiración.
  •  Consigue un buen tono muscular, principalmente de la musculatura del “powerhouse”.
  • Desarrolla una musculatura larga, fuerte y flexible, sin daño para las articulaciones.
  • Aumenta la flexibilidad, la agilidad, el sentido de equilibrio y mejora la coordinación y control de los movimientos.
  • Mejora la alineación postural y corrige los hábitos posturales incorrectos enseñando a nuestro cerebro a mantener una postura organizada del tronco y las extremidades.
  • Disminuye el dolor y las tensiones musculares y articulares.
  • Permite prevenir y rehabilitar lesiones del sistema músculo-esquelético.
Lunes Martes Miercoles Jueves
10:00
11:00
14:00
18:00
19:00
20:00

Este método es el resultado de toda una vida de observación del cuerpo humano y su funcionamiento natural. J.Pilates lo definió como “la ciencia y el arte del desarrollo coordinado de la mente, el cuerpo y el espíritu,  a través de movimientos naturales bajo el estricto control de la voluntad”.

Podemos considerar el Pilates no sólo como un método, sino como una filosofía de entrenamiento del cuerpo y la mente, porque combina lo mejor de las tradiciones orientales y occidentales, fundiendo ambas partes  en una unidad en la que trabajan en completa armonía.

Joseph Pilates defendía la idea de que fortaleciendo el centro de energía de cada individuo se podía conseguir el movimiento libre del resto del cuerpo.

Por todo ello, podríamos definir el método Pilates como “Un sistema de acondicionamiento físico muy completo donde se trabaja el cuerpo como un todo, desde la musculatura más profunda hasta la más periférica, y en el que intervienen tanto la mente como el cuerpo”

El método trabaja especialmente lo que se denomina “centro de fuerza ” o “powerhouse”, constituido por los abdominales, la base de la espalda y la pelvis. Fortaleciendo estas partes del cuerpo se trabaja la energía “desde dentro hacia fuera”, permitiendo realizar libremente los movimientos del resto de la anatomía.

Con la práctica sistemática de ejercicios específicos junto con los patrones de respiración centrados, Pilates ha demostrado ser inestimable no sólo como un ejercicio físico, sino también como un complemento importante a la formación profesional y la readaptación física deportes de todo tipo. La filosofía esencial del método es cada vez más influyente en todo tipo de deportes y entrenamientos y son muchos los deportistas, bailarines o entrenadores que incorporan sus principios a sus entrenamientos aunque no sigan estrictamente el método.

De hecho, Pilates afirmaba que estos principios debían incorporarse a toda nuestra actividad diaria hasta que acabaran convirtiéndose en algo natural e inconsciente.

Joseph Pilates creía en el gran poder que tiene la mente humana para controlar el propio cuerpo y demostró su teoría una y otra vez a lo largo de muchos años de investigación y entrenamiento.

“Lo ideal es que nuestros músculos obedecieran a nuestra voluntad, o lo que es lo mismo, que ésta no estuviera dominada por las acciones reflejas de nuestros músculos” J.H.P.

La esencia del método es que cada célula cerebral es entrenada para cooperar con las otras. A medida que mejoras eres consciente del ritmo y el fluir de los ejercicios y de cómo cada movimiento se funde con el siguiente.
En todo el cuerpo, los músculos pequeños sirven de sostén y protección para las articulaciones y permiten que los músculos grandes o “dinámicos” trabajen mucho mejor sin provocar lesiones de repetición. No se tarda en ser consciente de que gracias al fortalecimiento inicial de los músculos pequeños puedes estirarte más y mejor.

Como principales podríamos destacar:

- Mejorar la capacidad de los músculos profundos para guiar el movimiento y conseguir el control motor.

- Conseguir el equilibrio entre cuerpo-mente.

- Mejorar la oxigenación y aumentar la capacidad respiratoria

- Concentrarse en la calidad del ejercicio más que en la cantidad.

- Aprender a realizar y controlar los movimientos dentro de nuestras capacidades.

- Reeducar y corregir la postura.

En definitiva, lograr un control preciso del cuerpo de la forma más saludable y eficiente posible, y  conseguir un equilibrio muscular, reforzando los músculos débiles y alargando los músculos acortados.

 

Para lograr los objetivos anteriores, el método se basa en una serie de principios y conceptos clave bajo los cuales se estructuran las sesiones y realizan los ejercicios de la manera correcta. Estos principios son los siguientes:

-      Concentración:

Es fundamental poner la máxima atención en la realización de los ejercicios para poder conectar el cuerpo y la mente en cada movimiento. Es clave concentrarse en el área del cuerpo que se está trabajando y sentir la actividad que se está desarrollando, así como visualizar el paso siguiente para que el sistema nervioso elija la mejor combinación de músculos para realizar el ejercicio.

-      Centro:

El cuerpo humano tiene un centro físico desde el que trabajar cualquier movimiento. Es el centro neurálgico de todos nuestros movimientos y desde él fluye la energía hacia las extremidades coordinando los movimientos.

Dicho centro, llamado “la casa del poder” o “powerhouse”, lo forma la banda muscular que rodea la cintura, con los músculos abdominales, los lumbares y la base de la pelvis (incluyendo musculatura del periné y zona glútea). Este centro soporta la columna, los órganos internos y la postura.

Son muchas las técnicas que procuran el trabajo de esta zona, pero ninguna como Pilates  la trabaja con tanta intensidad y facilidad.

-      Control:

Es esencial controlar el movimiento por la mente para mantener la postura y la alineación correctas mientras se realizan los movimientos. Un trabajo controlado, sin movimientos bruscos e irregulares,  evita ejercicios contraproducentes que puedan provocar lesiones.

-      Respiración:

La correcta respiración es clave en el método Pilates. Se debe llevar un ritmo de inspiraciones y espiraciones completas adecuado durante la ejecución de los ejercicios.

La mayoría de ejercicios se realizan soltando el aire en el momento de más esfuerzo, expulsando así  el aire viciado del organismo y reabasteciendo de aire fresco el cuerpo en el siguiente momento. Se consigue así un movimiento sin tensión, preciso y fluído.

Coordinando la respiración con el ejercicio se controlan mejor los movimientos y se facilita la estabilización y la movilización de la columna vertebral y de las extremidades, alcanzando así el máximo rendimiento.

-      Precisión:

La precisión en la ejecución de los movimientos es clave y deriva del control exigido para realizarlos.

En Pilates cada movimiento tiene un propósito y esto es vital para la ejecución correcta del ejercicio, por lo que es fundamental tomar conciencia de cada uno de los elementos que participan,  concentrarse en realizar el movimiento de un modo preciso y perfecto e insistir en conseguir la exactitud del movimiento en cada uno de los intentos.

De esta forma el entrenamiento de los mismos ejercicios lleva a la perfección.

-      Fluidez:

En Pilates no existen movimientos aislados o estáticos. Durante la práctica del método, se realizan los movimientos con control, sin pasos bruscos que puedan dañar el cuerpo, ni muy rápido ni muy lento y enlazando los ejercicios unos con otros a través de una serie de movimientos que sigan el fluir natural del cuerpo.

Para poder practicar el método de modo correcto y así evitar posibles lesiones y maximizar sus beneficios, es necesario realizar los ejercicios de una manera adecuada y bajo la supervisión de un profesional, ya que requieren una técnica que debe ser aprendida y medida mucho más en su calidad que en su cantidad.

Además, para el buen desarrollo de los ejercicios es clave mantener un correcto alineamiento corporal, una concentración, un control y una coordinación constante de la respiración.  Todos los ejercicios deben hacerse de forma controlada y precisa.

El método se compone de más de 300 ejercicios, con diversas variantes, en los que se trabaja especialmente con los abdominales, la base de la espalda y la pelvis.  Realizando series compuestas por varios de estos ejercicios, y con pocas repeticiones, se consigue el fortalecimiento y estiramiento de los músculos sin que éstos aumenten su volumen. Con ello se logra la finalidad del método: conseguir fuerza abdominal, mejorar la flexibilidad y un control total del cuerpo.

Después de varias sesiones de Pilates, pronto se comienza a sentir sus efectos: el cuerpo estará más flexible, ágil y armonioso. La figura estará más esbelta y estilizada y habrá una sensación de vitalidad que permitirá enfrentarse a la actividad diaria de mejor humor.